martes, 13 de mayo de 2014

Tengo poderes....¿Y TU?



Cuando viene al mundo nadie me aviso de que las cosas que soñamos nunca se harían realidad. Me fui dando cuenta a medida que pasaban los años...  soñaba con volar, nunca lo logré, soñaba con hacerme invisible, nunca lo logré, soñaba con mover objetos, pero nunca lo logré.
Así que lo que hice fue cambiar de sueños.... decidí inventar mis propios sueños.... pero claro, el transformarlos a la realidad lleva su tiempo. Y no un tiempo que podamos medir, pueden ser días, meses, años, incluso renunciar a ellos y luego la vida te los vuelve a poner delante.  

Soñar es fácil, lo difícil es recordarlo....pero inventar los sueños tiene muchas cosas buenas. En mi  caso, me ayuda a perseguir mis objetivos en la vida, que es con lo que verdaderamente creo que sueño, pero nunca logro recordarlo, así que lo que hago cada noche es imaginarme mientras voy a dormir lo que quiero ser en la vida.

Es verdad que a veces las cosas no salen como una las inventa en sus sueños....y es tal el grado de motivación que uno puede llegar a tener que es difícil gestionar ese tipo de sensaciones u emociones cuando son negativas.... Es que os puedo asegurar que no hay cosa más tonta que un tonto motivado....que crea que puede llegar a volar!!! Por suerte me di cuenta hace muchos años que las personas no podemos volar....


Es tan bonito soñar.........Ese creo que es el verdadero poder del ser humano...

viernes, 2 de mayo de 2014

La canalización al cambio.

El sociólogo Lewis Coser define el conflicto social como la  “lucha por los valores, el status, el poder y los recursos escasos, en el curso de la cual los oponentes desean neutralizar, dañar, o eliminar a sus rivales”, un conflicto social, será, cuando trascienda de lo individual y proceda de la propia estructura de la sociedad.
Los mecanismos de acción social se basan en una tendencia a la integración, no exenta de ciertas actividades de oposición o conflicto. El conflicto es un aspecto básico del cambio social, ya que permite resolver divergencias de grupos o colectividades, para alcanzar un nuevo modelo de integración social.

En ciertas ocasiones el ser humano muestra cierta agresividad para conseguir sus deseos, pero dicha agresividad esta también definida a modo socio-cultural. La estructura social y el modo de organización de la vida, pueden neutralizar o estimular la agresividad.

Generalmente el conflicto gira en torno al poder, pero dicho poder se ejerce para establecer el control durante una situación de conflicto y generar un cambio. El poder ejercido para provocar el cambio puede tomar formas muy sutiles que escapan a esquemas coactivos y se manifiestan en aspectos tales como la manipulación o la influencia.