miércoles, 17 de septiembre de 2014

El Estrés..... ¿Qué es? y ¿Qué hacer?

Hoy quiero hablar del estrés, esa palabra que utilizamos cuando nos pasmos el día corriendo, de un lado para otro y que en muchas ocasiones no sabemos ni hacia donde vamos. El estrés básicamente es  una reacción fisiológica del organismo en el que se ponen en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante, con el único fin de alterar nuestra zona de confort. Así que sólo tienes dos opciones:

1) Seguir al pie de la letra las instrucciones de la imagen.

2) Seguir leyendo este post. 




El estrés hoy día se considera una patología, pero también es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, sino que se lo digan a la gacela. Este ejemplo me encanta, lo leí hace tiempo y siempre lo uso. 

Imaginemos una gacela que está pastando tranquilamente junto a otras gacelas, y de repente aparece un peligro, un león….  ¿Qué hace la gacela? Evidentemente correr y nunca mejor dicho como si la vida le fuera en ello. En su carrera por salvar la vida, le ocurre exactamente igual que a un ser humano ante cualquier peligro, sufre un subidón de estrés agudo, es decir  sufre una descarga de cortisol y  esto hace que se le bloqueen y se relenticen  funciones corporales  que no son necesarias en ese momento.


¿QUÉ OCURRE?  Pues como consecuencia a esa reacción: (Te sube el azúcar en sangre, sube la adrenalina, los músculos se tensan, respiras muy precipitadamente, tus pupilas se dilatan. tus pensamientos están centrados en el león.

¿Pero que hubiera pasado si la gacela salva su vida? Al recuperar el aliento sigue pastando tranquilamente hasta la próxima alerta o peligro.

¿Y que haríamos nosotros? Es muy sencillo...de ante mano nos agobiamos mínimo tres días y nuestros pensamientos girarían en torno a lo siguiente:  (Casi me coge el león, dios mío que cerca ha estado, voy a seguir corriendo, no vaya a ser que vuelva el león).  

Cuando estemos en situaciones de estrés aconsejo lo siguiente:

1) No reprimir tus emociones...pero si aprende a canalizarlas y comunicarlas. 

2) Si te apetece puedes GRITAR, pero siempre y cuando no molestes a nadie....Lo aconsejable es que te vayas a campo abierto y grites lo que necesites y así de paso te das un paseo y liberas endorfinas que nos vendrán bien para sentirnos mejor.    

3) Despeja tu mente. Vete al cine a ver una película cómica, sal a tomar algo con tus amigos, realiza algo que te provoque la risa. 

¿Que hacer si esto no funciona?

Pondremos en práctica la técnica de los beneficios, es una técnica que se utiliza en la Universidad de Miami para reducir el sentimiento de resentimiento. Consiste en tres pasos muy sencillos:

1)Pensar en cosas (+) de las cosas que te han hecho daño o te han provocado ese estrés. Es decir: Lo bueno de lo malo. Busca un sentido a la mala experiencia. Si hace falta juega con la ironía y el sarcasmo. Un ejemplo de una situación extrema…( oh!! Dios mío han asesinado a toda mi familia…bueno ahora tendré libre los domingos).

2) Date un masaje durante 60 segundos en la cabeza y cuando acabes masajea la zona de la mandíbula. Así obligamos al cuerpo a relajarse.

3) Pensar en el problema que nos ha provocado el estrés, y ser lo más objetivos posibles. Intentar ver el problema desde una tercera perspectiva. Como si un amigo o un familiar hubiese venido a contarnos el problema a nosotros. Analiza de manera positiva y busca siempre algo bueno de la situación.

Bueno espero que os sea de ayuda.

domingo, 14 de septiembre de 2014

¿Como reconocer nuestros objetivos?......


Un objetivo es un fin que se dirige a una acción u operación.  El problema está  cuando no sabemos reconocer nuestros objetivos. En este último año, he podido reflexionar sobre varias cosas que estaban algo desordenadas en mi vida, entre ellas mis objetivos y siguiendo el siguiente método, puedo decir que me va bien y estoy aprendiendo a ver la vida de otra manera.  ¿Quien no se ha puesto objetivos en su vida? 

Lo primero que tenemos que hacer es reconocer a nuestro objetivo, saber  dónde queremos ir?, quién queremos ser?  que queremos hacer?, etc. Si no somos capaces de responder a estas preguntas es porque no tenemos claro cuál es nuestro objetivo.  Sería como en el cuento de Alicia en el país de las maravillas, cuando le pregunta al gato cual camino coger. Y el gato le contesta, eso depende de donde quieras ir tú.



Una vez reconocido nuestro objetivo, tenemos que seguir el siguiente paso:

- Ser capaces de visualizar el objetivo.

- Mirar el presente. (Hacernos preguntas sobre cuál es nuestra situación actual con respecto  al objetivo que queremos conseguir).

- Opciones. (Digamos que es como tener un plan B, pero sólo por si acaso falla algo o nos surge algo que no teníamos previsto).

-  Barreras. (Identificar sobre cuáles son esas barreras que no nos dejan seguir hacia nuestro objetivo es eliminarlas).

- Compromiso. (Poner en una escala del 1 al 10 nuestro grado de compromiso con nuestro objetivo).

A continuación responderemos sinceramente a las siguientes preguntas:

¿Pregúntate a ti mismo quién eres? 

Es importante que respondas con total sinceridad y tengas en cuenta tus limitaciones para saber hasta donde puedes llegar.

¿En qué piensas en el día a día?

En esta parte tenemos que ser capaces de bloquear ese pensamiento que continuamente se nos viene a la cabeza y por lo tanto nos bloquea y nos distrae de nuestro objetivo. Os daré algunos trucos para distraer a ese pensamiento. Por ejemplo te levantas y ese pensamiento aparece, pues cuneta objetos, Ej: (un cepillo de dientes, una toalla, una taza,  un catálogo del súper, unas zapatillas, etc, etc), así hasta distraer la mente.

Que vas andando por la calle y aparece el pensamiento, pues cuenta matrículas de los coches, o lee letreros de publicidad, o cuenta con cuantas razas de perros te cruzas, etc.

¿Qué puedo hacer para conseguir mi objetivo?

Tenemos que planificarnos para alcanzar el objetivo. Es importante que te marques unas pautas o reglas y seas estricto en su cumplimiento. No pasa nada si un día te las saltas, ya sabes que al siguiente tendrás que hacer un doble esfuerzo.

¿Cuándo lo vas hacer?

Tenemos que ponernos unas fechas para cumplir las pautas que anteriormente hemos definido. No hace falta que se cumplan estrictamente, pero si sería bueno que fuesen en fechas aproximadas.

Una vez realizados estos pasos ya estaremos camino a conseguir nuestro objetivo y no nos hemos dado cuenta aún. Bueno pues con este pequeño manual y un poquito de voluntad hay muchas cosas que se pueden cambiar. Tan sólo dedícale 20 minutos,  si eres y tienes el valor ponlo en práctica. 

domingo, 7 de septiembre de 2014

Entrevista de trabajo....Ya te lo cuento yo.

Las entrevistas no son cosa fácil, y a veces nosotros las complicamos más de lo que son, y muchas veces por desconocimiento a lo que nos enfrentamos. Aquí os dejo unos cuantos consejos para afrontar esa conversación que puede convertirse en una oportunidad laboral.


 Es importante tener claro la proyección que vamos a dar de nosotros mismos y para eso deberá mejorar  sus debilidades; cuidar aspectos a los que normalmente no se les da importancia, tales como la postura, lenguaje, muletillas y, en general, elementos relacionados con la comunicación no verbal. Este tipo de comunicación le trasmitirá al evaluador una gran fuente de información, la cual valorará tanto positivamente como negativamente. 
 

Lo primero que tienes que hacer es buscar información de la empresa, entra en su web, infórmate para estar preparado a preguntas como ¿Sabe a que se dedica la empresa?

No hay nada que dé peor impresión que llegar tarde. Antes de comenzar, ya estás ofreciendo una mala imagen de ti. Algunas normas de protocolo consideran la impuntualidad como una falta de educación. 

Cuando te pregunten sobre tus debilidades y fortalezas, responder con elementos que no tengan ninguna relación con la oferta de empleo,  es decir con respuestas que  no dicen nada de ti en el ámbito laboral y evita  aspectos excesivamente personales que no es necesario compartir con el entrevistador.

Las siguientes cuestiones son muy importantes, no las debes dejar pasar por alto.

1) Provocar interrupciones. Asegúrate de tener el móvil apagado. Durante la entrevista no debe de haber nada más importante que la propia entrevista. Imagina lo siguiente "debes hacer la entrevista como si el mundo se hubiese parado" 

2) Hablar mal del jefe o de los compañeros de tu anterior trabajo. Tienes que estar atento a preguntas como. ¿Cual era su relación con su anterior jefe o compañeros de trabajo?. 


Si no quieres que tu candidatura sea eliminada directamente del proceso de selección.

 Evita pronunciar frases como las siguientes:  “necesito saber el salario, para mí eso es lo principal” o “antes de empezar quisiera saber cuál es el salario de este trabajo”

Es cierto que es una de las preguntas más esperadas y, a la par, comprometidas. Y que para todos es importante el salario.  La mejor manera de abordarla es decir que se espera un salario acorde con nuestra aportación y responsabilidades. Para ello, lo mejor es informarse sobre el sueldo medio de tu puesto de trabajo. Además, para no demostrar que sólo nos interesa el dinero, explica que estás más interesado en las oportunidades que te brinda el trabajo que no en una retribución elevada. El momento de negociar tranquilamente esta cuestión llegará al conseguir el empleo.




Y como consejo sería bueno tener en cuenta los siguiente: Debes ser concreto, directo y con ideas claras. Practicar previamente posibles respuestas te ayudará a argumentar de mejor forma tus opiniones.


Ah!!! y para los que les preocupa las preguntas con el tiempo libre, intenta vincular alguna de tus opciones de ocio con la labor que desempeñas, siempre que sea posible. No sería lógico que uno de los hobbies de un diseñador no fuera el grafismo, o de un periodista la lectura.


Espero que sea sea de ayuda.








miércoles, 3 de septiembre de 2014

¿Que es la escucha activa.?

Hola a todos hoy me gustaría hablar de lo que es la escucha activa, que a su vez esta forma de eso que llamamos inteligencia emocional (permite reconocer nuestros sentimientos y los de los demás) y que considero esencial tener a la hora de trabajar con personas. A continuación os dejo mi particular visión de la escucha activa, recogida esta en mi manual de formación "Administración y Gestión de la Comunicación en la dirección"



La escucha activa consiste en una forma de comunicación que demuestra al hablante que el oyente le ha entendido. Existen varios niveles de escucha que se pueden emplear. La escucha activa consiste en tratar de ver las cosas como el que habla las ve, y tratar de sentir las cosas como el que habla las siente. Requiere un esfuerzo considerable. Saber escuchar no consiste simplemente en prestar atención a lo que se dice, mas bien entender el sentido de las palabras que están comunicando.

Escuchar activamente supone estar presentes psicológicamente y tener toda nuestra atención sobre la persona que nos está hablando. Tenemos que ser consciente de lo que nos dicen y demostrar a nuestros interlocutores que recibimos su mensaje y que lo estamos entendiendo.

¿Por qué es importante escuchar activamente?

-      Porque si sabemos escuchar los demás sentirán la confianza necesaria para ser sinceros con nosotros.
-      Porque la persona que nos habla se sentirá valorada e importante, ya que estamos dedicándole tiempo.
-      Porque escuchar tiene efectos tranquilizantes.
-      Porque favorece la relación positiva con nuestros interlocutores.
-      Porque permite llegar al fondo de los problemas.

Lo que nunca debemos hacer:

-      Interrumpir al que habla, ni desviar la conversación hasta estar seguros que el interlocutor ha terminado su exposición.
-      No pensar en lo que se va a decir distrayendo la atención.
-      No adelantar conclusiones.
-      Escuchar con empatía.
-      Juzgar cada comentario que haga.
-      Ofrecer ayuda que no nos han pedido.
-      Quitar importancia al asunto.
-      Contar nuestra propia experiencia.

La escucha activa es buena utilizarla especialmente cuando nos enfrentemos a situaciones difíciles. Por ejemplo: Cuando nos encontramos ante un interlocutor agresivo, cuando prevemos enfrentamientos, o cuando hay muchas interrupciones. Podemos evitar este tipo de situaciones difíciles si conseguimos anticiparnos. Debemos saber interpretar los gestos, las palabras, los sentimientos y esto nos ayudará a escuchar activamente y a comunicarnos mucho mejor.




La escucha activa proporciona una serie de ventajas que favorecen la interrelación, como el conocimiento del interlocutor, conseguir una mayor predisposición, seguridad en la toma de decisiones.