lunes, 6 de octubre de 2014

Terrorista Emocional.


Haciendo mi propia reflexión sobre el taller  de Inteligencia Emocional, al que he asistido, organizado por la Cátedra del Santander “Emprende y Lidera” y del que Laura Chica ha sido la ponente del mismo, me gustaría compartir todo lo aprendido aplicado al mundo de los recursos humanos,  o como a mí me gusta llamarlo el mundo de las personas.

En el mundo en el que  vivimos existen determinados tipos de personas que no han aprendido a desarrollar sus habilidades emocionales. Estas personas tienen una vida como la tuya o como la mía, es decir, con sus momentos malos, sus momentos buenos, su familia, sus círculos sociales, etc.  Y  por circunstancias de la vida, tarde o temprano acaban dentro de tu ámbito laboral,  pueden llegar a ser tu compañero de trabajo, tu jefa inmediata, un subordinado,  incluso el mismísimo directivo de la empresa. Pues os voy a decir lo siguiente:

"Es completamente imposible dirigir una empresa  o formar un equipo de trabajo sin tener en cuenta sus competencias emocionales”

En las empresas hace falta invertir en inteligencia emocional, ya que cualquier deficiencia emocional de un equipo de trabajo se traduce en un descenso de la productividad, un aumento de los accidentes laborales y una huida de los trabajadores, en busca de un entorno laboral más agradable.

¿Qué es la inteligencia emocional?  Después del taller de hoy para mí la Inteligencia emocional,  es la capacidad para manejar bien tus sentimientos y emociones, así como las emociones y sentimientos de las personas que te rodean.    

Dentro de la inteligencia emocional encontramos habilidades como: (Autoestima, Asertividad, Confianza, Comunicación, Empatía, Liderazgo, Motivación) todo este tipo de habilidades se pueden entrenar y trabajar sobre ellas, por lo tanto aún estamos a tiempo de salvar a muchas empresas de la extinción.


Imaginemos por ejemplo que tenemos un jefe violento, con continuos ataques de ira, o un compañero que es incapaz de ser amable porque siempre está pensando en sí mismo y en su comodidad, o una compañera sin sensibilidad necesaria para poder llevar una relación normal. Sin olvidar que tu opinión no cuenta dentro de las posibles decisiones que se puedan tomar en la empresa y teniendo presentes a   aquellas personas, las cuales dicen llamarse "compañeros de trabajo" y que parece que su único hobby es hacerte la vida imposible o si te caes no dudarán en pisarte.  A este tipo de personas en su conjunto  son las que yo llamo TERRORISTAS EMOCIONALES.   

Son los únicos que pueden llevar tu empresa a la extinción, por la sencilla razón de que cuando las personas trabajan en una empresa, donde están emocionalmente tensas, se les hace mucho más difícil recordar, ejecutar, atender, tomar decisiones, relacionarse, colaborar, compartir,  etc. 

Si somos capaces de entrenar nuestras habilidades para desarrollar nuestra inteligencia emocional conseguiremos un ambiente de trabajo mucho más agradable.

 Y para terminar vamos a visualizar  ese lugar de trabajo,  sería un sitio, donde el jefe será una persona con capacidades empáticas, nos hablará mirándonos a los ojos y respetando nuestras opiniones, manejará los desacuerdos con claridad antes de convertirlos en abismos insalvables. Nos entenderá y valorará y algunas veces nos dirá algo que no nos gusta, pero lo hará de tal forma que en vez de insultarnos nos abrirá una puerta para superarnos a nosotros mismos. 


 "Con respecto a nuestro propio mundo interior, nada hay más esencial que poder reconocer nuestros sentimientos más profundos y saber qué hacer para estar más satisfechos con nuestro trabajo o nosotros mismos"