domingo, 15 de enero de 2017

Ya le llamaremos.

Cuantas veces has escuchado la frase de, ya le llamaremos, muchas gracias, buenas tardes......

Realizar una entrevista de trabajo no es tarea fácil, no consiste en sólo realizar una serie de preguntas. El candidato debe de hacerse las siguientes preguntas y ser capaz de responder a ellas, para saber si realmente la entrevista ha ido bien o se va a engañar durante unos días y encomendarse a la virgen de Guadalupe. 


¿Has realizado una entrevista y no sabes si te volverán a llamar para una segunda entrevista?¿Tienes una entrevista próximamente?¿Dudas de tu entrevista y la reacción del evaluador ante determinadas respuesta?¿Te has imaginado y preparado la entrevista?
  
Estas son algunas preguntas que nos hacemos nada más terminar de hacer una entrevista de trabajo. Ese período de tiempo, que va desde que te sientas en la silla para hacer la entrevista hasta que te llaman para darte una respuesta, si es que te llaman, experimentamos demasiadas emociones, subida de autoestima (confías en ti, en tus posibilidades y te obligas a pensar que ha ido muy bien la entrevista), bajada a los infiernos (tu pesimismo se apodera de ti, piensas que no sirves para nada, que has perdido el tiempo formándote, que nunca encontrarás trabajo). Estos estados los hemos experimentado todos, pero déjame decirte que como profesional de los RR.HH y mi experiencia tanto realizando entrevistas y siendo entrevistado, algunos trucos que puedes tomar como indicadores de la entrevista, para ahorrarte este viaje en la montaña Rusa de sensaciones y emociones.

1)      La entrevista es demasiado corta. No existe un tiempo marcado o definido para la entrevista, sin embargo considero que novecientos segundos son muy pocos para poder responder a las preguntas del entrevistador. Por lo tanto si en ese tiempo ya has terminado puede ser porque el evaluador no esté interesado en indagar tus competencias porque ya tiene información suficiente y sabe que no eres el perfil que busca.

2)      Observa su comunicación no verbal. Esta es una práctica habitual en las entrevistas de trabajo, el evaluador examina tu comunicación no verbal. Ahora es tu oportunidad para analizar tú la comunicación no verbal del entrevistador, es decir observa su mirada, su postura, el movimiento de sus cejas, etc.

3)      Incorporación al puesto. Debido a una falta de planificación por las organizaciones y la realización del proceso de selección las incorporaciones suelen ser urgentes. Por lo que si el entrevistador no se interesa por conocer tu disponibilidad para incorporarte, es una señal de que te ha descartado. Es muy importante planificar la selección y la entrevista, por lo que es fundamental diseñar el proceso de selección en base a un análisis de puesto de trabajo y realizar la descripción del puesto de trabajo para definir el perfil que estamos buscando.

4)  Ya le llamaremos. La típica frase de, ya le llamaremos, o nos pondremos en contacto con usted, en el caso de que continúe en el proceso de selección. Son dos de las frases más utilizadas por los entrevistadores cuando ya han descartado al candidato del proceso. Aunque la verdad por voluntad propia los entrevistadores deberían de dar feedback a los candidatos sobre si siguen o no dentro del proceso, no debemos olvidar que tratamos con personas y esas personas merecen saber que ocurre con su candidatura, para no caer en esa incertidumbre durante unos días.

5)      Preguntas poco profundas. Si el entrevistador no profundiza en tus logros, metas, objetivos profesionales, si no te realiza preguntas personales (sin invadir tu intimidad), posiblemente estas de paso y no te llamarán para una segunda entrevista.


6)      No te venden el puesto de trabajo. Si el entrevistador considera que el candidato es óptimo para el puesto de trabajo, comenzará a venderle el mismo, si durante tu entrevista apenas te hablan del puesto de trabajo es que has sido descartado del proceso de selección.



Estos indicadores no son verdades absolutas, pero si te pueden ayudar después de realizar la entrevista y así puedes decidir si comprar el billete para montarte en esa montaña Rusa o seguir con ánimo realizando procesos de selección. BUENA SUERTE.

Desde mi experiencia como Entrevistador/Evaluador, la entrevista de trabajo es una mera conversación entre dos personas. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario